October 25, 2013

Tratamientos caseros para el cabello

Siempre hay factores que dañan el cabello. El sol, el calor, el frío, la lluvia, los productos cosméticos, el exceso de cepillado, el estrés… Así, la preocupación por evitar el quiebre, el resecamiento o la grasitud se transforma en la búsqueda de productos especiales.

Pero no es necesario que gastes mucho dinero en tratamientos exclusivos para reparar y beneficiar tu cabello. Los alimentos que hay en tu cocina te ayudarán a revitalizarlo y a nutrirlo. ¿Tienes el pelo seco, graso, dañado o quieres que crezca rápido? Existe una diversidad de mascarillas y recetas para conseguir el resultado que quieres.

Recupera la vitalidad de tu cabello

1- Huevo, miel y aceite: Pon en un recipiente tres cucharadas de aceite de oliva, una yema de huevo y una cucharada de miel. Revuelve y luego aplica la mezcla sobre tu cabeza y déjala actuar durante 30 minutos. Una vez que pasó el tiempo, enjuaga.

2- Aguacate: Pela un aguacate y muélelo o procésalo en una licuadora. Espárcelo por todo tu cabello y mantenlo ahí por media hora antes de enjuagar. Las características de este fruto entregan vitamina E y ácidos grasos, por lo que repara naturalmente.

3- Limón y miel: Esta mezcla se aplica sobre el cuero cabelludo. Exprime un limón y, sobre el jugo, pon cinco cucharadas de miel para luego vaciarlo sobre tu pelo. Si das delicados masajes y dejas reposar por una hora, tu circulación se activará y los otros tratamientos que uses trabajarán de mejor forma.

¿Cabello seco?

1- Plátano y aguacate: Muele un plátano y medio aguacate. Pon la combinación sobre tu cabello y luego espera 15 minutos. Después de lavarlo, verás cómo tu cabello se siente y luce mucho menos seco.

2- Mayonesa: Después de lavar tu cabello como siempre lo haces, toma una cucharadita de mayonesa y aplícala en tu pelo. Luego, envuélvelo con una bolsa de plástico y deja pasar entre 20 y 30 minutos. Finalmente, vuelve a lavar el cabello con shampoo y enjuaga completamente. Ojo, no sirve si la mayonesa es light o baja en colesterol.

3- Aceite de oliva o yogurt: Distribuye por tu pelo tres cucharadas de aceite de oliva y protégelo con una gorra de baño o una bolsa. Cuando pasen veinte minutos enjuaga bien hasta eliminar todo residuo usando shampoo. Puedes hacer lo mismo con yogurt, pero preocúpate de no estar al sol cuando pongas el plástico.

Deja atrás el cabello graso

1- Menta: Prepara una infusión con dos tazas de agua y unas cuantas hojas frescas de menta. Cuando se forme una mezcla, retira las hojas. Lava tu pelo normalmente y cuando sea el momento del último enjuague, házlo con el agua de la preparación. Si no tienes dónde conseguir menta, puedes usar romero y tener el mismo resultado.

2- Limón: Deposita en un recipiente el contenido de dos tazas de agua destilada y el jugo de dos limones. Una vez que te hayas lavado con un shampoo para cabello graso, quita el exceso de agua con ayuda de una toalla y luego aplica el líquido mientras masajeas el cuero cabelludo durante cinco minutos. Después, enjuaga nuevamente.

3- Vinagre o cerveza: En un litro de agua mezcla un vaso de vinagre. Cuando estés lavando tu pelo, aplica lo que consideres necesario en el último enjuague. También, si usas cerveza durante el lavado y luego la retiras con mucha agua, podrás reducir la grasa de tu cabello

Expertos estilistas recomiendan el uso frecuente de la escova inteligente de Morango tiene como activo la savia del Morango. El tratamiento nutre profundamente, da brillo intenso, fortalece los cabellos delgados y quebradizos. Sin cabellos rebeldes y siendo tratados el volumen disminuye y los cabellos quedan con apariencia de liso natural.